?

Log in

ultimately, · about · the · words · themselves


Romanticismo

Recent Entries · Archive · Friends · Profile

* * *
7 Teoría literaria romántica
• Antecedentes; “lo sublime”
o Longino (siglo I d.C.)
o E. Burke (siglo XVIII)
o J. Kant (siglo XVIII)
• Cristalización: el Romanticismo (siglo XIX)
• Perduración: nuestros días.

Hasta la segunda mitad del siglo XVIII la visión cultural que predominó en Europa tuvo sus orígenes en la época grecolatina. Con el Romanticismo se produce un cambio de paradigma. Según el paradigma clásico de Aristóteles la literatura es un fenómeno artístico mimético, que reproduce la realidad. A partir de la segunda mitad del siglo XVIII esta visión empieza a ser criticada, aunque no desaparece con el Romanticismo, incluso se incluye en muchas obras románticas. Esta época tiene, de hecho, antecedentes en la cultura griega. Platón propone en Ión una idea de que los poetas son seres inspirados por las musas, que les hacen perder la razón. En el tratado de Retórica de Longuino “Sobre lo sublime”, escrito en griego en la latinidad del siglo I y desviándose del tono escolar, reaparecen estas ideas platónicas, desembocando en el concepto nuevo de lo sublime. Lo sublime los consiguen tanto los escritores como los oradores a través de un sentimiento elevado e intenso, de una emotividad que se traduce en un lenguaje admirable. El oyente experimenta un asombro, una admiración profunda ante lo sublime. Esta conmoción provoca una identificación entre el oyente y el discurso. Un escritor que busque lo sublime tiene que contar con los escritores anteriores, a los que quiere emular. Esta competición con el antecesor no es mala, sino que le proporciona la energía creativa.

Desde que Longino escribe el libro sus ideas quedan perdidas durante siglos. Es en el siglo XVIII cuando reaparece y la idea de lo sublime empieza a tener influencia en Burke y la Crítica del juicio de Kant. Burke define lo sublime como la consecuencia de un exceso emocional que la mente apenas puede soportar. En la idea de Burke, la emocionalidad se vincula a experiencias humanas que, tomadas con cierta distancia, se convierten en estéticas. Las zonas de la sublimidad son la oscuridad frente a la luz, la vastedad, lo inabarcable, la infinitud y la magnificencia.

Kant contrasta lo sublime con lo bello, que está asociado a experiencias que reconfortan, a lo vitalista. Lo sublime es el lugar de lo ilimitado, lo excesivo, lo que provoca una sensación no asociada a la belleza, sino completamente nueva. Lo sublime es un desbordamiento provocado por la naturaleza o el arte. No provoca un juicio favorable porque no estamos acostumbrados a ello y violenta la imaginación.
Con estas ideas surge a finales del XVIII el Romanticismo. Según esta corriente, la creatividad artística es una generación del hombre, que no pone en primer lugar la realidad externa, sino la interna. Provoca un cambio de paradigma del clásico al moderno. La idea básica es el descubrimiento del yo como fuente de creación.

El concepto de imaginación surge en el Romanticismo. Ven en ella un componente humano decisivo capaz de ayudar a la creación. La creación artística sin imaginación es inconcebible. En Inglaterra asocian la imaginación, e incluso el sentimiento, a la memoria. Coleridge distingue entre imaginación y fantasía, y propone que la fantasía es una forma de memoria repetitiva y no creativa. Hay dos tipos de imaginación profundamente relacionados entre sí. La imaginación primaria es la manifestación de la capacidad perceptiva del hombre, mientras que la segunda está asociada a la capacidad creativa en un sentido más estricto, a partir de los datos de la memoria provoca transformaciones y cambios.

La literatura es una forma no sólo de entretenimiento, sino de conocimiento del hombre. La creación es una potencia casi divina, equiparando al autor con un dios por su capacidad de creación. Las obras artísticas son organismos compuestos por partes que forman un todo armonioso, organización causada por la capacidad creadora del hombre. El hombre no es sólo conciencia, sino esencialmente inconsciencia. El inconsciente es clave en la creación artística, la sabiduría reside en el inconsciente.

Hasta el Romanticismo se concebían los géneros literarios como territorios acotados. Los románticos creen que toda la literatura es poesía en cuanto a que es creación, por lo que no hay diferencias entre géneros. Buscaron una literatura sin las rigideces compartimentadas de los géneros, flexibilizando las normas. Las vanguardias del siglo XX aprovecharon esta idea.
* * *